Páginas vistas en total

jueves, 2 de julio de 2015

Cm

Hace muchos años,  cuando el mundo era nuevo para mí, todas las personas eran jóvenes y la eternidad podía durar una tarde, lo conocí. Para ser más precisos, me topé con él en el patio de juegos del Colegio Berchmans. Nunca imaginé que ese grandulón (que desde esa época era altísimo) con imaginación desbordada, malicia infantil y traviesa –que a día de hoy conserva- y corazón de oro, seguiría siendo veinticinco años después, mi mejor amigo.
 
Podrá haber pasado el tiempo, haber estudiado, viajado, conocido y enfrentarse a la parte menos agradable de la vida, pero la esencia de mi amigo Carlos Mauricio Muriel –Cm para los amigos-sigue siendo la misma, quien lo conoce no puede resistirse a ese torrente de energía desbordada y emprender con él los proyectos más disparatados o perdonarle sus bromas cuando cruzan el límite mientras abre los ojos ante las acusaciones alegando inocencia como un niño pequeño que se niega a creer que lo culpen de actuar con mala intención.

Ambos parecemos dos caras de la misma moneda, él es el día y yo la noche. Él es  católico y creyente ferviente, defensor a ultranza de su Cali amada e hincha furibundo del Deportivo Cali, mientras que yo soy no tengo dios, no creo en patria ni naciones y el fútbol a excepción de ser una excusa para embriagarme o estar acompañado me sabe a poco.  Aunque quizá la mayor diferencia consiste en la visión que ambos tenemos hacia la vida, él es puro optimismo y tiene fe en la humanidad y en dios, mientras que yo, bueno, ya me conocen….

A pesar de lo cual, o quizá precisamente por ello, la búsqueda inefable de los opuestos y la búsqueda del equilibrio, nuestra amistad ha crecido fuerte en este primer cuarto de siglo. Su  familia hace parte de la mía y sé que también se aplica en sentido contrario. Gracias a él conocí a un grupo excepcional de amigos (Dani, los Diegos, Christian, Pipe, Paula y Pazos)  que sé que durarán hasta el día en que muera.  También ha estado presente en los momentos más difíciles como cuando murieron  Camilo o mi papá, a quien sé él quería muchísimo…

 Pues bien, todas estas palabras vienen a que Carlos Mauricio, fiel a su filosofía de vida, decidió convertirse en un médico para ayudar a las personas. Pero no se quedó solo con el título sino que hace tres años decidió especializarse en medicina interna. El camino no fue fácil, las puertas se le cerraron en varias partes pero él no se dio por vencido y como en el cuento de los tres cerditos sopló y sopló –y hasta tuvo que irse a soplar a Argentina- hasta que consiguió un cupo para cumplir su sueño, curiosamente, en la ciudad de sus amores.

 He sido testigo de su esfuerzo, de las trasnochadas, las madrugadas, la falta de una plata que antes tenía en un trabajo cómodo pero sin ambiciones reales, vi como a pesar del duro trabajo o el inclemente estudio siempre ha sacado tiempo para los amigos su más grande tesoro (no ha pasado una vez que vaya a Cali y no nos hayamos visto así fuera un par de horas), o como se las arregla para  entre trabajo y estudio estar en el chat de los amigos destilando un poco de esas bromas pesadas y humor de niño grande que nunca dejará de tener jamás (y que nadie quisiera que pasara, desde luego).

 Pero no ha sido un triunfo solitario. Detrás de él están Hernando y Amanda sus papás, sus ejemplos, los pilares más fuertes de su vida, también está Daniel, el hermano amado,  los amigos de toda la vida que siempre estamos con él y me alegra ver que ahora cuenta con Vicky, una gran mujer que lo ama y con la que sé podrá construir cosas maravillosas.

Cómo sé que él no es de leer cosas largas, mejor  paro acá….no me queda más que felicitarlo y decirle que estoy seguro que con ese optimismo, ese esfuerzo y esas ganas que le mete a la vida este será uno más de los mil logros que aguardan por él.

Te quiero grandulón…. 

 

jueves, 25 de junio de 2015

Libros leídos 2015 (5) – Todas las hadas del reino de Laura Gallego



Título original: Todas las hadas del reino
Sello: Montena
480 páginas


Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado casos más difíciles; pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable..


Hay historias que te ponen en contacto con la parte más dura de la realidad, relatos repletos de asesinatos, muerte y odio donde los protagonistas aprenden a las malas que el hombre es el lobo del hombre y que quizá no hay peor enemigos que ellos mismo cuando sucumben a su naturaleza humana de manera irremediable, hay otros que nos transportan a una época llena de magia, hadas y brujas, de seres sobrenaturales viviendo en un bosque encantado.

Este libro entra en la segunda categoría. Pero no nos engañemos: Su autora, Laura Gallego, quien a sus 38  años cuenta ya con más de 30 libros escritos, sabe cómo escribir fantasía y es por esa razón que respeta a sus lectores y no los trata como idiotas como pasa en muchos libros literatura infantil-juvenil.

La historia, como comenté en la sinopsis trata sobre las hadas madrinas y como desde tiempo inmemoriales se encargan de velar por la seguridad de sus ahijados. Nos centramos en la más diligente de ellas, Camelia, quien a diferencia de sus compañeras que con el tiempo se han vuelto más apáticas, quiere hacerlo todo de manera perfecta y ayudar a todos sus ahijados aún a costa de su bienestar.

Desde las primeras páginas vemos el tono con que Laura Gallego trata su universo. De manera bastante ingeniosa y con humor bastante inteligente incluye en su relato, sin mencionarlos de manera explícita, los cuentos de hadas que hemos oído desde niños, haciéndonos varios guiños para reconocerlos de inmediato.

Vale la pena aclarar que a pesar que la autora incluye esta gran cantidad de cuentos y leyendas de hadas en su historia, ésta sigue conservando una esencia propia que la identifica y le da independencia  

Sin embargo, a mitad del relato, o quizá un poco más allá, hay un giro en la trama que cambia toda la concepción de la historia. Entiendo por qué lo hizo la autora y veo los pequeños indicios que anuncian ese momento pero sigue sin gustarme, me parece demasiado forzado y desde ese momento el relato cojea y pierde un poco de interés que retoma en momentos puntuales como el guiño a Hansel y Gretel o la parte final propiamente dicha y a pesar de ello, no puedo dejar de disfrutar de la historia en su totalidad. Dicho esto, también se puede decir que en esta parte hay reflexiones interesantes sobre la importancia de saber cambiar y adaptarse o la autodestrucción a la que podemos sucumbir cuando nos aferramos a algo que no es posible.

La mayor fortaleza de Laura Gallego es la facilidad de transportarnos a una época remota, cuando éramos niños y esperábamos la hora de dormir para que mamá nos leyerá cuentos y nos contará que pasaría con esa hada madrina que quiere resolverlo todo, si Simón, el humilde joven de los establos podría conquistar a la hermosa princesa, si Ren, el zorro místico, podrá salvar el día y si al final todos podrán comer perdices.

Lean este libro,  cada página tiene magia en ella….¿y quién no quiere un buen cuento para dormir?

miércoles, 10 de junio de 2015

Libros leídos 2015 (4) – El caballero de los siete reinos de George R.R. Martin


Título original: The Knight of the Seven Kingdoms
Sello: Plaza y Janés
358 páginas

Sinopsis: Cien años antes de los hechos ocurridos en Juego de Tronos, la dinastía Targaryen reinaba en los Siete Reinos y nada parecía amenazar su hegemonía…en este mundo, un caballero errante iniciaría sus aventuras que habrán de cambiar la historia de Poniente para siempre.

George R.R. Martin, el genio creador de la saga de Canción de Hielo y Fuego  -o como Juego de Tronos como se le conoce mundialmente-,  nos sorprende con tres relatos que nos cuentan las aventuras de un caballero errante y su joven escudero Egg, un niño que oculta muchos más de lo que revela en un comienzo.

A diferencia de lo que acontece en la saga principal,  en estas historias podemos percibir un mundo relativamente pacífico bajo el mandato de la familia Targaryen (quienes conquistaron el reino de Poniente -donde se desarrollan los hechos- con la ayuda de dragones, los cuales se extinguieron tiempo después), pero sin embargo no todo es felicidad  pues es aún reciente una rebelión que empezaron la familia Fuegoscuro, una rama bastarda de los Targaryen, por lo que se vive una paz, es cierto, pero tensa y en ciertos sentidos frágil.

Los protagonistas de las tres historias son Dunk o Ser Duncan el Alto (como se llama a sí mismo) un recién nombrado caballero –comenzamos el libro cuando muere su mentor y comienza sus aventuras- sin un peso en el bolsillo y un niño calvo llamado Egg que se convierte en su escudero, juntos se dirigen a Vado de Ceniza a un gran torneo que Dunk espera ganar y así cubrirse de gloria.

Uno de los aspectos que más admiro de Martin es su capacidad para retorcer el género en giros de la trama que ni el más experto de los lectores puede esperar. Diciendo esto, es obvio que el Torneo no se desarrollará como lo planearon Dunk y Egg, que la traición y la maldad están a la orden del día, que nadie es lo que aparenta y que morirá quien uno menos imagina.

En este libro podemos ver una escritura más sencilla que la de la saga en sí; en mi opinión Martin se relaja un poco, lo cual no es malo, al contrario, da la sensación de tranquilidad –rodeada de intriga eso sí- que hay en tiempos de paz muy diferente a lo ocurrido durante la Guerra de los Cinco Reyes que ocurre en la época de Canción de Hielo y Fuego; también podría decirse que el autor comprende que el formato en el que está jugando: No es lo mismo un cuento autoconclusivo de máximo cien páginas que una serie de novelas –aún sin terminar- que superan las cinco mil páginas.

¿Recomiendo el libro? Por supuesto, recomiendo a George R.R. Martin a ojo cerrado. ¿Lo recomiendo a quién nunca haya leído Canción de Hielo y Fuego? Mmmm…difícil decirlo, si bien es cierto que no se necesita una lectura previa para adentrarse a este mundo, los lectores vírgenes podrían sentirse abrumados al tener de un momento a otro tanta información sobre tantas familias (como ocurre principalmente en el primer relato) y no seguir leyendo por la vastedad del mundo creado por el autor, además que tampoco disfrutarían tanto los guiños a hechos que pasarán más adelante. ¿Mi consejo? Muevan ese culo gordo y no dejen de leer Juego de Tronos, les garantizo que no podrán abandonar el libro hasta terminar con él.

PD: Hay quienes dicen que uno de los personajes de este libro cobrará mucha importancia en la historia por venir, cosa que no ha pasado aún, pero conociendo al Gordo Martin que no da puntada sin dedal no dudo que así será…...


miércoles, 3 de junio de 2015

Vate de Roy


Médico. Político. Poeta. Roy Leonardo Barreras, nuestro máximo representante en la escena política en Bogotá,  parece que es capaz de hacerlo todo y  no sería de asombrarse  que en próximos días se revele como un crack del fútbol, se anuncie como nuevo refuerzo del América y logré ascenderlo a la A (Solo Roy sería capaz de ese milagro).

Mientras esto pasa, nuestro Neruda vallecaucano sigue deleitándonos con su maravillosas letras, esta vez con un nuevo libro de poesía que lanzará muy poco a cuatro manos con otro poeta (pero que en palabras de Roy, el de la Luciernaga, sería ‘chimbo’ y ‘re chimbo’), pero del que por falta de espacio se quedaron por fuera algunos poemas que hemos conseguido en exclusiva en EL GATO y queremos compartir con ustedes pues seríamos incapaces de dejar que el mundo se viera privado de los versos de este gran autor   (electoral)


Oda al lagarto
Vean al lagarto en todo su esplendor
Nadie lo molesta en su solitario Congreson
Piel verde, adaptable y dura
Que dura lo que dura una legislatura….
Y que aguanta Uribe, Santos y malandros
Siempre y cuando sepa cuando cambiar de lados
Sin importar si lo llaman malvado,  oportunista o aprovechado
Pues el lagarto jamás estará desempleado…



Versos al delfín
No hay animal más hermoso que el delfín
De él sale un reflejo, una continuación
De un médico, un mediquín
Y de un congresista un futuro concejal
Papá delfín hará que su pequeño retoño al consejo llegué
Sin importar si para ello deba aliarse hasta con la gente del M19
Y no habrá duda que el gran objetivo final será la alcadía
Y así el delfín a la ciudad podrá ayudarla sin fin



El santos de la paz

Su nombre es de gran distinción
Como destinado a una gran premonición
JuanMa como GranMan, un gran hombre
Y Santos como los santos que alumbran el firmamento
Dispuesto a logar lo que sea con tal de ganar un Nobel de la paz
Incluso de servir a la paloma de la paz en bandeja de plata para las farc
Pero hay que creer en este gran proceso
En especial si esto ayuda a mi puesto en el congreso


Versos desde el Ubérrimo

Una vez conocí a un hombre
Risas era en un principio
I convenciónos a todos de que la guerra era el camino
Bramamos todos en su apoyo con gritos y votos electorales en dos periodos
Eterna lealtad creyo en nosotros contar, pero no contó con que con JuanMa me iría yo a alíar



Angelino de la guarda

Si en Belén, los pastores y los reyes magos el mismo sendero recorren
Porque no en las elecciones las manos de rivales deben entrelazarse
Y si en el pasado enemigos del rubicundo candidato fuimos
En esta vez sus aliados no dudamos en ser y afligirnos por él
Porque si Angelino es la salvación del Valle
La U es la alegría de su talle
Así que ale ale a votar

Y en el tarjetón a Angelino a coronar


Artículo aparecido en El Gato, el mejor diario de humor del mundo y sus contornos....


Ser o no ser.....uribista, esa es la cuestión, parece preguntarse el gran poeta.

martes, 12 de mayo de 2015

32



Podría decirse que los 32 años son los de la relatividad. El de otorgarle a las cosas, las preocupaciones, las alegrías, las tristezas y los sueños la importancia que en verdad merecen. Atrás quedaron los lamentos por alcanzar lo imposible o las lágrimas por las personas que no lo ameritaban o de sobredimensionar las alegrías.

Llego a esta edad en relativa calma. Intentando comprenderlo todo (en cierto sentido sigo siendo ambicioso) y asimilarlo para ser mejor persona. Sin duda hay muchas cosas por corregir, muchos defectos que enturbian el camino que no me dejan llegar a ser quien quiero, pero el sendero es largo hay aún mucho tiempo para hacer cosas buenas, y para equivocarme sin duda, pero todo hace parte del paseo supongo….

Sigo con mi meta de convertirme en un gran escritor, de lograr que mis palabras logren generar un sentimiento o una reflexión o un ‘algo’ en quien me lea, y creo que no dejaré de intentarlo jamás porque nací para eso, es mi destino escrito en las mismas estrellas que yo mismo he creado;  pero creo que mi meta principal ahora es hacer feliz a quienes me rodean, ser un pilar para ellos, un refugio, un motivo de esperanza, quiero dejar huella en la gente que me importa –a pesar que esa huella en ocasiones puedan ser cicatrices- porque ver sonreír a quienes quiero es  lo que más anhelo.

Ahora, a mis 32 años, al mirar atrás y ver el camino recorrido no siento la nostalgia como algo negativo, al contrario, todos esos recuerdos, los buenos y los malos, han ayudado a forjar mi carácter, a convertirme en la persona que soy  con todo lo que eso implica, a sonreír recordando a las personas que siguen a mi lado y a aquellas que han partido para siempre pero viven en mi corazón.

Porque eso también deja la experiencia: Perderle el miedo a la muerte. Antes le tenía pavor a ella. Nunca he sido religioso y no sé si haya un más allá…pero viendo tantas personas que he amado que  han partido, a mi papá, a Camilo, la nana o mi abuela no veo la muerte como algo malo ya que de alguna forma habré de reunirme con ellos, ya sea en el paraíso de las religiones, en otras vidas pasadas y futuras o simplemente en el silencio del descanso eterno.

En este momento siento que lo puedo lograr todo, que no hay imposibles, sólo debo insistir, persistir y resistir, los sueños se cumplen si luchas con ellos con todas las fuerzas de tu alma y como dice constantemente un amigo lo único que cae del cielo es lluvia por lo que no debo rendirme jamás, porque soy el toro, persistente, terco y cabeza dura que no cejará ante los obstáculos hasta superarlos o caer en  la plaza no sin antes haber dado una buena pelea….espero la batalla sea buena.

A todos, como siempre, mis infinitos agradecimiento, su amor, su amistad, su presencia es lo que en muchas ocasiones, cuando veo el camino oscuro y sin salida me fortalece para seguir luchando una y otra y otra vez.

Los quiero.


¡Feliz cumpleaños!

miércoles, 22 de abril de 2015

Canción de Hielo y Fuego y los signos zodiacales (II)

Si se perdieron la primera parte donde hablo de Casas como los Stark, Baratheon, Lannister y los Targaryen, no dejen de ingresar acá: http://bit.ly/1PlVndc 

Si no han leído los libros de la saga de Canción de Hielo o Fuego (también conocida como Juego de Tronos) o visto la serie, les recomiendo no seguir leyendo pues se harán spoilers hasta la temporada 4 de la serie (ALERTA SPOILERS) 


Casa Tully
Símbolo: Una trucha plateada, saltando sobre campo ondulado de azur y gules
Lema: Familia, deber, honor
Signo zodiacal: Piscis, el pez

La Casa Tully es una fiel representante de lo que es el signo Piscis, el pez. Son dulces, compasivos, sensibles, pero a la vez como ciertos peces les gusta nadar contra la corriente, guiados por su parecer a pesar de ir contra todo tipo de convenciones sociales y el qué diran.

Muchas de las características de este signo se ven reflejadas en dos personajes.  Uno de ellos es Catelyn Tully y el otro es Bynden, más conocido como el Pez Negro. Veamos, Catelyn hace suyo el lema de su Casa, anteponiendo la familia, el deber y el honor, lo hizo al tomar riesgos extremos por los suyos como enfrentarse desarmada a un asesino que quería acabar a su hijo Bran, irse a Desembarco del Rey a buscar a su esposo a advertirle de peligros o iniciar una guerra en los Siete Reinos sin importar las consecuencias solo porque alguien se metió con los suyos.

Por otro lado, tenemos a Brynden, de quien su hermano mayor dijo que era la oveja negra de la familia por no querer obedecer sus órdenes (las cuales eran casarse con alguien que él no quería), a lo cual Brynden dijo que ya que el símbolo de su familia era un pez, el sería el pez negro. De los piscis, este hombre hereda la rebeldía, el no dejarse gobernar por nadie más que él mismo, a pesar de lo cual nunca abandonó a su familia del todo, sino que siguió fiel a su hermano y su casa, demostrando en la lucha de los cinco reyes, su habilidad y ferocidad en la batalla.

Otro de los detalles importantes de Piscis es que suelen tener mayor sensibilidad hacia las cosas paranormales o los presentimientos y esto se comprueba durante la Boda Roja, pues es Catelyn quien descubre (aunque demasiado tarde) que los Frey están armados hasta los dientes cuando ellos están desarmados, mientras que el instinto Piscis de Brynden hace que precisamente momentos antes de la masacre  se vaya a orinar salvando así su vida…




Casa Frey
Símbolo: Dos torres gemelas azul oscuro sobre un fondo gris plateado
 Signo Zodiacal: Géminis, los gemelos

Un puente para atravesar un río. Tal es la principal riqueza de la Casa Frey en Westeros, el agua es siempre mutable, siempre se está moviendo de un lado para el otro, nunca se queda quieta y está constantemente cambiando de posición tal es el comportamiento de los Frey.

Lord Walder Frey es el amo y señor de esta familia y si dudan de su carácter geminian, solamente tengan en cuenta que este signo es uno de los más activos dentro del zodíaco y que Lord Walder ya supera los 90 años, sigue engendrando hijos, sobreviviendo a sus esposas y  parece estar en todas partes.

Una de las mejores características de aquellos nacidos bajo Mercurio es su habilidad para sacar la mejor tajada en los  negocios, ¿y qué mejor manera de comprobar esto que viendo lo que lograron los Frey cuando los Stark querían atravesar el puente? No solo llegaron a varios acuerdos beneficiosos para ellos  sino que lograron casar a Robb Stark, el heredero reinante de Winterfell con una de las tantas descendientes del gran patriarca de esta casa.

Esta misma habilidad les permite estar en la mayoría de las veces en el bando ganador. Fue así como los Frey no intervinieron en la rebelión de Robert Baratheon hasta que ya se sabía quien vencería (por esta maniobra ganarían el apelativo de El Tardío Lord Frey por parte de El Pez Negro) y supieron aliarse con los Lannister y los Bolton cuando vieron que el Joven Lobo se debilitaba a pesar de no haber perdido ninguna batalla usando como pretexto la deshonra a su casa.

Estas características (lo rápidos que son con el pensamiento, su inteligencia, la agilidad de sus palabras) mal usadas pueden convertir al nacido bajo este signo zodiacal en un experto mentiroso y no diré mucho más pero ahora me viene a la cabeza cierta familia que invitó a otra a una gran boda, compartió el pan y la sal en su casa con la promesa de una gran boda que terminó en algo completamente diferente…y rojo.




Casa Tyrell
Símbolo: Una rosa en oro sobre campo de sinople
Lema: Crecer fuerte
Signo zodiacal: Virgo, la virgen

Sí,  ya sé que en la entrega pasada había puesto que Virgo (junto a Libra) era signo regente de la Casa Stark y no me arrepiento de esto, pues los regentes de Winterfell poseen mucho de los rasgos de este signo, pero de igual manera me parece que la casa Tyrell quienes con el tiempo van adquiriendo mayor poder dentro de la trama tienen rasgos innegables de Virgo.

Comencemos por el signo en sí, Virgo es la virgen, la doncella y si ustedes se fijan detenidamente en la casa Tyrell quienes llevan las riendas son las mujeres. El líder de la casa es Mace Tyrell pero mientras él se preocupa más por ganar renombre es Lady Olena, la Reina de las Espinas, quien de manera sutil lleva los destinos de su casa. De igual manera, Margaery Tyrell, nieta de Olena y quien es –de momento- la reina de los Siete Reinos ha usado su encanto para manejar a su antojo a los tres esposos con los que ha estado casada hasta el momento.

Uno de los rasgos característicos de este signo es el esmero y la perfección con que hacen las cosas, y uno no puede menos que comprobarlo que cuando Lady Olena envenena al rey Joffrey haciendo todo de manera tan meticulosa que terminan culpando al pobre enano; o Margaery quien actúa de manera tan admirable, tan bondadosa, tan buena y tan pura que uno tiende a creer que ella podría ser la reencarnación de Baelor El Santo….pero no me fío.

Otro detalle a tener en cuenta es la belleza de este signo,  representada tanto en mujeres como en hombres, de hecho se dice que en ciertas ocasiones el encanto y la dignidad de los varones es tanto que puede parecer afeminado cuando no lo es....frase aplicable a Loras Tyrell, El Caballero de las Flores (aunque en este caso sí  ;) )





Petyr Baelish
Conocido como: Meñique
Cargos: Señor de Los Dedos
Consejero de la Moneda
Señor de Harrenhal
Señor Supremo del Tridente
Lord Protector del Nido de Águilas y del Valle de Arryn
Signo zodiacal: Capricornio

Habiendo tratado tantas Casas de alta alcurnia, y faltándome algunas más (como podrían ser los Greyjoy), se preguntarán porque he decidido ocuparme de una sola persona. Diré en mi defensa que este personaje tiene tal astucia y fuerza de carácter que ha sido en gran parte por sus acciones que el reino se ha tambaleado a su antojo, agregaré que en Lord Petyr se resumen todas las características tanto positivas como negativas de Capricornio.

La mayor característica de la cabra montesa es que siempre está escalando, tiene un objetivo en mente y no deja de perseguirlo ascendiendo cada vez más y más alto. Petyr Baelish nació de una Casa muy pobre y fue acogido como tutor por los Tully, el joven Baelish, apodado ‘Meñique’ por Edmure Tully debido a su contextura física y por sus tierras llamadas Los Dedos, quedó deslumbrado por la belleza de Catelyn Tully y la riqueza de la familia. Intentó conquistar el amor de la Tully quien estaba comprometida con Brandon Stark retándolo a duelo y casi muriendo en él por lo que decidió que su mejor arma para lograr sus objetivos sería su astucia.

Como buen capricornio que se respete no le gusta estar frente al reflector, le deja eso a  otros personajes con mayor ego como los Lannister o los Baratheon, mientras que él, desde las sombras maneja la situación a su antojo.

Su dedicación y eficiencia, otras de las cualidades de la cabra son evidentes. Se ha desempeñado de manera formidable en los cargos que ha tenido:  Como jefe del Control de Aduanas fue tan eficiente que Jon Arryn se lo llevó a Desembarco del Rey donde sirvió al rey como Consejero de la Moneda donde cada vez adquirió más protagonismo al extremo de que cuando dejo el cargo reemplazado por Tyrion Lannister, el pobre gnomo no sabía de dónde sacar plata…podríamos hablar de las dotes capricornianas para negociar y cómo de manera sutil logra una alianza entre los Tyrell y su rey lo cual salva a Desembarco del Rey durante el asedio del cabeciduro y taurino Stannis Baratheon.

Pero Meñique nunca deja de lado sus objetivos personales así lo parezca y  en sus rasgos capricornianos tristes y melancólicos –seguramente motivados por el desamor de Cat-  que oculta muy bien bajo su elegancia y sus acciones se va viendo que Capricornio siempre tiende a estar más y más arriba. En estos momentos El Nido es suyo pero para Petyr Baelish no hay límites. ¿Logrará la cabra llegar al Trono de Hierro?



Imágenes tomadas de: http://hieloyfuego.wikia.com/, la mejor guía para volverse un experto en los siete reinos.

martes, 14 de abril de 2015

Then he came

Entonces él llegó. No, la verdad es que aún no lo hacía pero sería pronto y debía estar listo para el momento. El hombre se asomó por la pequeña ventana de su apartamento, aquel pequeño agujero por donde podía ver el infinito, las estrellas, atardeceres pintados de mil colores y las diferentes vistas a los momentos de su vida, a lo que había hecho y dejado de hacer, a sus aciertos y errores.

El ocaso había llegado a la ciudad y esta vez era el gris el que inundaba cada una de sus calles y avenidas, se veía como una especie de niebla que engullía de manera cruel toda la urbe, sus ciudadanos y sus pequeños e insignificantes problemas. Se sirvió un vaso grande de whiskey y lo empezó  a bogar de manera lenta pero compulsiva dejando que el líquido ámbar se deslizará por la comisura de sus labios, ese era el ritual para que él llegara. Se sentó  en el fondo del cuarto y se sirvió dos copas más las cuales fue bebiendo mientras el momento se acercaba.

Pensaba en la vez en que fueron al campo.  En aquella ocasión, mamá y Laura se habían quedado en casa. Era una salida de hombres había dicho papá. Salieron de la ciudad y caminaron por horas enteras hasta llegar a un sitio descampado donde solo estaba el pasto, no había un árbol o un solo animal que los distrajera; en ese momento se habían convertido en los dos últimos seres que quedaban sobre la tierra. Se tumbaron en el suelo sin dialogar, la conversación no era el fuerte de ninguno de ellos y en silencio observaron el transcurrir del día. Al llegar la noche las estrellas inundaron el cielo como un enjambre de luciérnagas, él niño maravillado se levantó del suelo miró al padre a los ojos y preguntó,  ¿Por qué hay tantas estrellas en el cielo, papá?, el hombre miró de vuelta al niño buscando una respuesta ingeniosa, lo tomo de las manos y le dijo, Para recordar lo pequeños que somos.

Había pasado mucho tiempo desde esa noche y mucha agua había corrido bajo el puente. El niño creció, se casó, consiguió trabajo, dejó de hacerse preguntas sin respuestas sobre el firmamento, aprendió a mentir, tuvo hijos, los amó, se aburrió de ellos, volvió a quererlos, asesinó los sueños que alguna vez albergó su corazón, habló de fútbol, de política, de mujeres, experimentó pérdidas y algunos triunfos y las pequeñas rutinas y ceremonias cotidianas se convirtieron en el resumen de su vida.

  Y acá estaba de nuevo esperando a que él viniera de nuevo. Lo hacía siempre que quería. Los muertos nunca nos dejan del todo.  Necesitaba verlo, no sólo a él sino a todos los que se habían marchado. Había dejado de creer en el destino o en una fuerza superior al ver que moría gente más valiosa, más inocente, mejor que él. El alcohol lo ayudaba a verlos, hacía más fácil que sus sentidos se agudizaran y su percepción no fallara. Había creado una especie de rutina macabra donde los lunes lo veía a él, los martes, miércoles y jueves a la esposa y los chicos, el viernes a los amigos y sábados a mamá y a Laura.

A ellos, a los otros muertos, lo único que podía hacer era pedirles perdón. No valía la pena sin embargo: ellos solo lo observaban en silencio, nunca habían pronunciado una palabra y su mirada era una mezcla de compasión y tristeza que le taladraban el poco corazón que le quedaba. Aun así, hablaba en medio de susurros, preguntándoles si estaban bien y excusándose por no haber partido antes que ellos.

La hora estaba próxima. Lo noto en el instante que vio la pared, parecía líquida como si se derritiera y de sus resquicios saliera más y más whisky. Se levantó con dificultad, el suelo daba vueltas como si estuviera a bordo de un barco azotado por una tormenta, movió la cabeza a un  lado y lo vio. Finalmente había llegado. Su padre lo observaba con esa mezcla de tristeza, piedad y un breve reproche por haberse tomado la botella sin haberlo convidado a por lo menos una copa.

El hombre analizó a su progenitor. No tenía los ojos abiertos e inexpresivos como el  momento en que murió, ni los achaques de los últimos años; dicho sea de paso su papá lucía mucho más joven de lo que él se veía ahora, es que la vida te mata en vida pensó mientras avanzaba a trompicones a la vez que las paredes se seguían derritiendo de whisky y el techo parecía empezar a gotear más licor. El padre no se molestó en apoyar el caminar de su hijo, únicamente lo acompañaba de manera sigilosa a su lado. Finalmente llegaron a su destino, a la pequeña ventana que se había convertido en su universo.

Los muertos nunca nos abandonan, volvió a pensar el hombre, miró al cielo, al infinito y al enjambre de luciérnagas que parecían dispuestas a abalanzarse sobre la ciudad y preguntó:


¿Por qué hay tantas estrellas en el cielo, papá?