viernes, 24 de julio de 2015

Me robaron

Nota: Lo que voy a contar no hace parte, por desgracia, de ningún relato que haya escrito. Los hechos ocurrieron tal como relataré.

Y allí estaba yo,  a las cinco de la mañana del domingo, extático mientras iba al baño, viendo una sombra extraña  al lado de la ventana externa de mi apartamento. En un principio me pareció estar soñando porque estoy en un segundo piso y vivo solo, al grito de ‘quién es usted’, la rata humana escaló hacia abajo con una agilidad que ya quisiera tener Usain Bolt; al correr hacia la ventana y mientras el ladrón terminaba de descender vi que encima de mi escritorio de la sala no estaba mi portátil. Al salir a la calle el engendro de humano había desaparecido con mi computador.

El sentimiento de angustia, impotencia y rabia de saberte vulnerado no tiene comparación. La ira que te invade en un principio por haber sido robado da paso con prontitud al miedo, ¿cómo entró este individuo a mi apartamento? ¿Qué tal que el tipo hubiera sido un ladrón agresivo? ¿Que hubiera llevado un puñal o una pistola y me hubiera lastimado con tal de hacer crecer su botín?  Amanece y no eres capaz de pegar los ojos pensando en que esta basura pueda volver y te sientes inseguro en el único lugar que creías estar a salvo en la ciudad.

Ir a la Policía es un saludo a la bandera. Vas muerto del miedo pensando que mientras me dirigía al CAI más cercano, el ladrón iba a regresar, a violar mi domicilio nuevamente, y a terminar su tarea. Los uniformados me atendieron de manera amable pero sin mayores sobresaltos, para ellos algo rutinario que seguramente ven todos los días y por ende no merece demasiada atención. Al rato de volver a mi apartamento apareció una patrulla. Los oficiales, un hombre y una mujer, poniendo rostros solemnes examinaron mi apartamento y dictaminaron que sencillamente el ladrón había escalado y forzado la ventana. Luego, se despidieron con monosílabos, me dieron un par de teléfonos del CAI y desaparecieron.

Las horas pasan y el temor crece. Uno sale a las calles y, desafortunadamente, está mentalmente preparado porque sabe que hay una posibilidad de que te roben, en una esquina, en un cajero, en el transmilenio, en todas las modalidades posibles, con cosquilleo, con puñal, con pistola, con intimidaciones. Se supone que la casa es el único refugio que nos queda, el pequeño rincón de vida donde podemos estar tranquilos, pero al parecer no es así en la Bogotá de los últimos años.

Y pasan los días y tomas medidas. Cambias la composición de las  ventanas, las aseguras con candados de última tecnología por dentro. Te encierras en tu propio apartamento como si fueras un pájaro en una jodida jaula de oro. Recuerdas que te robaron lo único de valor que tenías porque de resto tu casa está llena de libros y una rata de estas que seguramente abandonó la escuela porque pensó que estudiar es para los pirobos que estudian’, asimismo caes en cuenta que por descuido no hiciste backup de muchos de tus artículos porque no pensabas que te pudiera pasar algo así  y odias profundamente al ser que encuentra satisfacción en hacer el mal, en apropiarse de algo que no se merece.

También piensas: No te fue mal. Que en este país lo menos grave que te pueden hacer los malvados es robarte. Piensas en todas las historias que has oído de rateros que primero disparan y luego preguntan, de seres que son capaces de hacer masacres en poblaciones lejanas y sienten placer en torturar, en violar y ejecutar a personas en presencia de sus hijos y parejas. Ni siquiera es necesario irse tan lejos, en la misma ciudad ocurren cientos de paseos millonarios, atracos a plena luz de día ante la inoperancia de la policía y  asesinatos porque sí. Definitivamente no te fue tan mal.

Me gusta mucho vivir en Bogotá. Es la ciudad que me acogió con los brazos abiertos cuando no encontré trabajo en Cali.  Amo sus días fríos y cielos azules. Disfruto en muchas ocasiones de su grandeza, de su caos. En esta ciudad me he enamorado, me han roto el corazón, he ido a eventos culturales, la he recorrido,  he conocido a muchas personas muy valiosas de las cuales aprendo (o lo hice) cada día y he conocido mucho sobre la vida. Me duele ver en lo que se convierte cada día. Me parte el corazón ver lo que ha hecho la izquierda con la capital  en poco más de una década. La han convertido en una cloaca, en una urbe asquerosa, llena de basura, insegura, fea. En una población invadida por los indigentes, incluso el Transmilenio se ve diariamente lleno de cantantes de rap amenazantes y vendedores de maní se suben en cada parada, cuando se supone que este sistema debía ser un patrimonio de la ciudad, en una ciudad cuyo lema ‘Bogotá Humana’ parece que se aplica únicamente a los ladrones y malandros, una Bogotá corrupta, impune e inepta.


Se acercan las elecciones. Les pido que por favor piensen cuál quieren que sea el destino que quieren para la ciudad más importante del país. Yo estoy cansado de vivir con miedo de que me pueda pasar en algún momento. No les digo que voten –o dejen de votar-  por X o Y candidato pero les pido que piensen bien en qué ciudad quieren vivir. Por mi parte creo que El Polo y partidos similares ya tuvieron su oportunidad y no la aprovecharon. Espero que sepamos escoger y que recuperemos la confianza de estar, por lo menos, tranquilos en nuestra propia casa. 

viernes, 17 de julio de 2015

Libros leídos 2015 (7) –Lo bello y lo triste de Yasunari Kawabata


Título original: 美しさと哀しみと, (Utsukushisa to kanashimi to)
Sello: Austral Editorial
212 páginas

Sinopsis: Impulsado por la nostalgia, Oki Toshio decide viajar a Kyoto para oír sonar las campanas del templo en el Año Nuevo. Pero, además, quiere ver a Otoko, su antigua amante, ahora pintora. Todavía hermosa, Otoko vive con su protegida Keiko, una joven amoral, sensual y apasionada de apenas veinte años. Keiko desencadenará este cruel drama de amor, venganza y destrucción

Sin palabras he quedado después de leer la última frase de esta novela del nobel japonés (del 68 para más señas) Yasunari Kawabata.  La historia desborda tanta belleza, tanto odio, erotismo, nostalgia y tristeza  a partes iguales que al final es imposible que alguien se quede impávido.

En esta aventura seguimos a Okio quien después de poco más de veinte años decide reencontrarse con su ex amante, la pintora Otoko. El tiempo ha pasado para ambos y él sabe que de una u otra forma verla después de tantos años tendrá repercusiones y aun así no puede evitar hacerlo.

Kawabata es el segundo escritor que leo después de Haruki Murakami y leyéndolos a ambos es posible ver el cambio generacional existente. Mientras que Murakami nos habla de un nuevo Japón, moderno y tecnológico ahogado en su propia soledad, Kawabata nos habla un poco de ese Japón antiguo, de la belleza de sus templos y sus paisajes, de un país que empieza a levantarse después de su tragedia.

Sin embargo, también hay puntos en común. Ambos autores nos muestran la sexualidad como un reemplazo, no por el placer en sí sino como un placebo, un reemplazo para el odio, la venganza y la tristeza por lo perdido, en cierto forma hacen suya esa frase de Oscar Wilde: “Todo en la vida trata de sexo menos el sexo, el sexo habla de poder”.

Algo que me llamó la atención del libro es que en él quienes verdaderamente son son las mujeres quienes tienen los sentimientos más fuertes y apasionados,  los hombres por el contrario son cobardes, patéticos o simplemente una herramienta para ejecutar una venganza. Podemos ver en Otoko, la grandeza y la fortaleza del amor verdadero y el perdón, en Fumiko, la humillación de una mujer engañada, el odio hacia un fantasma y la incertidumbre de no saberse amada y en Keiko, la energía potente de la juventud y el ansia de acabar con todo.

Es una historia corta pero profunda. En pocos párrafos Kawabata es capaz de perfilar perfectamente la personalidad de sus personajes, sientes la tensión de una situación, la inminencia de una tragedia que no podrá ser impedida, pero a la vez sientes conocer ese Japón mágico y por un momento te parece oír las campanadas del templo en Kyoto por el año nuevo, o comer en esa posada internada en el bosque o conocer hasta el último rincón de piel de esa mujer consumida por la desesperación incapaz de amar.

Yasunari Kawabata, uno de los escritores emblemas del Japón, primer ganador del Nobel de literatura (el otro es Kenzaburo Oe), se suicidó el 16 de abril de 1972 sin dar ninguna explicación, pero siendo consecuente con su vida de solitario empedernido, de él nos queda su gran legado literario (como dato curioso cabe decir que su obra La casa de las bellas durmientes le sirvió de inspiración a Gabriel García Márquez para escribir Memorias de mis putas tristes) al cual sin ninguna duda volveré.


jueves, 9 de julio de 2015

Libros leídos 2015 (6) –No4a2 (Nosferatu) de Joe Hill

Título original: Nos4a2
Sello: Suma de letras
712 páginas

Sinopsis: Victoria McQueen tiene un don especial para encontrar cosas: una pulsera extraviada, una fotografía perdida, las respuestas a preguntas incontestables: con su bicicleta puede atravesar un mágico puente que, en cuestión de momentos, la lleva adonde necesita ir, ya sea al otro lado de Massachusetts o al otro lado del país.

Charles Talent Manx también tiene su propio don: sabe manejar a los niños. Los lleva a dar un paseo en su Rolls-Royce de 1938 con la matrícula NOS4A2 (Nosferatu). Con su viejo coche puede salir sin problemas del mundo cotidiano hacia las carreteras ocultas que los transportarán al asombroso -y terrorífico- paraíso de la diversión que él llama "Christmasland".

Y entonces llaga el día en que Vic sale en busca de problemas... y encuentra a Manx.


Comenzar esta reseña ignorando quién es Joe Hill es una tontería grandísima que no haremos acá. Para quienes no lo sepan, Joe es hijo de Stephen King, más conocido como el Rey del Terror, el maestro del terror del siglo XXI, quien con obras como IT, El resplandor o Cementerio de animales (mi favorita) se ha ganado a pulso dichos títulos….una vez aclarado esto cabe la pena preguntarse, ¿su hijo heredó su talento o simplemente publicó por ser hijo de quién es?

Digamos que en este caso hijo de tigre SÍ sale pintado y podríamos considerar a Joe Hill como uno de los buenos  escritores de terror  de este siglo que comienza al que habrá que seguirle la pista muy de cerca.

De igual manera podríamos decir que aunque tiene un estilo propio bebe mucho, muchísimo del de su padre y mucho de lo que pasa recuerda mucho la obra de King –padre- es así como el puente  y los lugares de la mente por los que va Victoria recuerdan mucho a los otros mundos de El Talismán y La Torre Oscura o como el villano de la función tienen tufillo a personajes como Pennywise de It o Kurt Barlow de Salems Lot.

Pero que esto no desanime la lectura de este libro, el hecho de que su escritura se parezca a la de su padre no es, para nada, malo, ya que al igual que su progenitor sus historias son tremendamente adictivas, el terror se percibe en ciertos aspectos y ha logrado crear un nuevo lugar de pesadillas, Christmasland, que servirá de referente para nuevos sitios de terror.

Hablemos ahora de la obra, como decía en la sinopsis la trama nos habla de Victoria McQueen quien tiene el poder de viajar a lugares donde encuentre respuesta a sus dudas, mientras que Charlie Manx Tercero (y carajo, que buen nombre para un villano es este, tiene una musicalidad bárbara) usa el mismo don para llevar a los niños en su coche de marcas Nos4a2 a un lugar del que no volverán.

Hill sabe cómo plasmar con maestría a sus personajes: Manx es completamente (y aterradoramente) encantador, revestido con un carisma demoníaco que hace de su presencia un deleite para el lector, Bing Patridge, su esbirro, es el típico loco capaz de dar la vida por su amo pero también dentro de su locura infantil tiene un magnetismo interesante; mientras que por el lado de la protagonista Victoria MCQueen, el lector puede llegar a sentir cierto desagrado porque es, como dirían los españoles, una capulla, una mujer insoportable a quien no le importa lastimar a sus seres queridos porque sí, pero creo que era la intención del autor mostrarnos el deterioro de ella debido al don que posee y que es igualmente capaz de acabar con ella (un poco lo que hizo King padre con Danny Torrance.

Christmasland, el lugar de ensueño en donde Charlie Manx  Tercero, lleva a todos sus niños también se convierte en un personaje principal de este relato, el escritor ha creado un ambiente tan asfixiante y tan real que después de leer las navidades no verán la navidad con los mismos ojos.

Algo más, podría decirse que Joe Hill es una especie de Stephen King recargado y desatado, porque mientras el papá con los años se ha mostrado más contenido y ha evitado matar a sus personajes sin necesidad, el joven Joe se encuentra en el estado más salvaje y alborotado en donde elimina más secundarios que el Cid matando moros en España….

Con este excelente libro no cabe duda que Joe Hill se ha ganado a pulso el título de El príncipe del terror….veamos si logra retener la corona con sus nuevas obras que estaremos esperando con más ansiedad que Charlie Manx Tercero queriendo volver a Christmasland en su Nos4a2 repleto de niños…..



martes, 7 de julio de 2015

La otra Selección Colombia

Por: El Gato Bandido

Se respira fútbol en el aire...cosas como el tal paro agrario (que no existe), los problemas de seguridad, movilidad, empleo y paseos de la muerte han sido reemplazados por Guarines, Radameles, Baccas  y Jameseses Rodríguez que garantizan el circo que requieren nuestros gobernantes (se hablaría de pan pero en el Congreso ya se lo comieron todo aderezado con mermelada)

Durante la Copa América se logra un patriotismo que no se ve nunca más, ni cuando nos quitaron Panamá, Nicaragua nos arrebató territorio marítimo o  para marchar contra la corrupción.

La popularidad del Profe Pekerman es motivo de envidia permanente de políticos de todos los partidos y raleas quienes babean al ver las encuestas del argentino que se ganó el corazón de un país.

Preocupados por el fin del certamen deportivo y pensando en cómo recuperar su prestigio perdido, políticos han decidido crear un combinado político- deportivo, el cual, como el famoso equipo de fútbol de Sábados Felices, irá de pueblo en pueblo demostrando sus habilidades y esperando que más que  la gente lleve ‘Una escuelita en su corazón’ lleven un ‘votico para la urna’.

Tenemos un informe preliminar de cuál sería la alineación inicial de la ‘otra´ Selección Colombia.

Director Técnico: El Señor de los Milagros
Si algo se necesita para que los políticos colombianos se unan sin importar su bandera política en algo que pueda ser de beneficio o por lo menos de diversión para el pueblo colombiano y sin que maten a mordiscos o discursos enardecidos, es un milagro…y de eso sabe bastante nuestro Señor.

Portero: Álvaro Uribe
Acusaciones de paramilitarismo, de corrupción, de falsos positivos, de ineptitud, de Yidispolítica, de Teopolítica y muchas, muuuchas más cosas, el  senador y Expresi ha sabido defenderse como un león y no ha dejado que hasta el momento le metan ningún gol. ¿Quién mejor que él para proteger nuestro arco nacional.

 Defensas José Obdulio, Marito Uribe, Pachito  y el Procu Ordóñez
La defensa que se plantea en torno al arquero Uribe es la sólida muralla que lo protegió durante sus mandatos de todo mal. Con el jugador estrella, el intelectual de La Ceja, José Obdulio Gaviria, comandando  la defensa con su retórica paisa es difícil que cualquier ataque llegue a perjudicarnos; el Procurador se encargará de repartir leña, fuego y culpa a los rivales a quienes considerará Non sanctos y Pachito será desde luego cabeza de turco, el encargado de dar la cara, al que le echaran pata durante todo el partido sin que le importe a nadie y a pesar de ser un tronco (hablamos del campo puramente deportivo, se sobreentiende)  lo dejan en la cancha por su buena disposición…..además que puede hacer las funciones de recogebolas y aguatero cuando así se requiera.

Volantes de recuperación Roy Barreras y Angelino
El volante de recuperación debe ser experto en adaptarse al medio, de mutar cual renacuajo o lagarto se refiere para recuperar balones y eso es algo en que tiene experiencia Roy Barreras, médico, poeta y político de mil batallas de las cuales no ha perdido ninguna, para su alegría decidimos incluir a su nuevo mejor amiguis Angelino Garzón con el cual desarrollará la dupla ganadora  ROY-A   la cual recuperará todos los balones (aunque habría que tener cuidado porque si vamos perdiendo no sería raro que el poeta se pasará a engrosar las filas del equipo rival).

Mediocampo: Ginna Parodia  y Vargas Lloras
El mediocampo requiere imaginación, destreza, talento y qué mejor que estas figuras para la creación. Por un lado tenemos a Ginna Parody capaz de crear cifras sacadas de la manga, de volver un 8 un 16 y una 31 una 62, si tiene el talento necesario para convertir a profesores miserablementes pagados en magnates gracias a su promedio mágico, ¿que no hará en el campo de juego?  Por otro lado está el super Vice, Vargas Lloras quien saca casas de donde no hay, infraestructura de donde no hay y logros que no existen para inflar como un globo de helio su futura campaña presidencial,  seguramente hará jugadas de fantasía  salidas quién sabe de dónde que deleitarán a grandes y chicos.            

Delantera: JuanMa y Timónchueko
En la delantera está el 10, el líder, el capitán (aunque en estos momentos pareciera que fuera el capitán del Titanic), junto a él, de La Habana se trajo un refuerzo explosivo (me refiero a las pipas de gas), el gran Timonchueko….ambos le han metido más de un gol a los colombianos siendo el más famoso el de la paz…que a este paso los colombianos sólo  podrán ver si viajan a la capital de Bolivia….¡qué dupla señores! ¡QUÉ DUPLA!

Nota publicada en El Gato, el mejor periódico humorístico del mundo y sus contornos en su edición de junio.



jueves, 2 de julio de 2015

Cm

Hace muchos años,  cuando el mundo era nuevo para mí, todas las personas eran jóvenes y la eternidad podía durar una tarde, lo conocí. Para ser más precisos, me topé con él en el patio de juegos del Colegio Berchmans. Nunca imaginé que ese grandulón (que desde esa época era altísimo) con imaginación desbordada, malicia infantil y traviesa –que a día de hoy conserva- y corazón de oro, seguiría siendo veinticinco años después, mi mejor amigo.
 
Podrá haber pasado el tiempo, haber estudiado, viajado, conocido y enfrentarse a la parte menos agradable de la vida, pero la esencia de mi amigo Carlos Mauricio Muriel –Cm para los amigos-sigue siendo la misma, quien lo conoce no puede resistirse a ese torrente de energía desbordada y emprender con él los proyectos más disparatados o perdonarle sus bromas cuando cruzan el límite mientras abre los ojos ante las acusaciones alegando inocencia como un niño pequeño que se niega a creer que lo culpen de actuar con mala intención.

Ambos parecemos dos caras de la misma moneda, él es el día y yo la noche. Él es  católico y creyente ferviente, defensor a ultranza de su Cali amada e hincha furibundo del Deportivo Cali, mientras que yo soy no tengo dios, no creo en patria ni naciones y el fútbol a excepción de ser una excusa para embriagarme o estar acompañado me sabe a poco.  Aunque quizá la mayor diferencia consiste en la visión que ambos tenemos hacia la vida, él es puro optimismo y tiene fe en la humanidad y en dios, mientras que yo, bueno, ya me conocen….

A pesar de lo cual, o quizá precisamente por ello, la búsqueda inefable de los opuestos y la búsqueda del equilibrio, nuestra amistad ha crecido fuerte en este primer cuarto de siglo. Su  familia hace parte de la mía y sé que también se aplica en sentido contrario. Gracias a él conocí a un grupo excepcional de amigos (Dani, los Diegos, Christian, Pipe, Paula y Pazos)  que sé que durarán hasta el día en que muera.  También ha estado presente en los momentos más difíciles como cuando murieron  Camilo o mi papá, a quien sé él quería muchísimo…

 Pues bien, todas estas palabras vienen a que Carlos Mauricio, fiel a su filosofía de vida, decidió convertirse en un médico para ayudar a las personas. Pero no se quedó solo con el título sino que hace tres años decidió especializarse en medicina interna. El camino no fue fácil, las puertas se le cerraron en varias partes pero él no se dio por vencido y como en el cuento de los tres cerditos sopló y sopló –y hasta tuvo que irse a soplar a Argentina- hasta que consiguió un cupo para cumplir su sueño, curiosamente, en la ciudad de sus amores.

 He sido testigo de su esfuerzo, de las trasnochadas, las madrugadas, la falta de una plata que antes tenía en un trabajo cómodo pero sin ambiciones reales, vi como a pesar del duro trabajo o el inclemente estudio siempre ha sacado tiempo para los amigos su más grande tesoro (no ha pasado una vez que vaya a Cali y no nos hayamos visto así fuera un par de horas), o como se las arregla para  entre trabajo y estudio estar en el chat de los amigos destilando un poco de esas bromas pesadas y humor de niño grande que nunca dejará de tener jamás (y que nadie quisiera que pasara, desde luego).

 Pero no ha sido un triunfo solitario. Detrás de él están Hernando y Amanda sus papás, sus ejemplos, los pilares más fuertes de su vida, también está Daniel, el hermano amado,  los amigos de toda la vida que siempre estamos con él y me alegra ver que ahora cuenta con Vicky, una gran mujer que lo ama y con la que sé podrá construir cosas maravillosas.

Cómo sé que él no es de leer cosas largas, mejor  paro acá….no me queda más que felicitarlo y decirle que estoy seguro que con ese optimismo, ese esfuerzo y esas ganas que le mete a la vida este será uno más de los mil logros que aguardan por él.

Te quiero grandulón…. 

 

jueves, 25 de junio de 2015

Libros leídos 2015 (5) – Todas las hadas del reino de Laura Gallego



Título original: Todas las hadas del reino
Sello: Montena
480 páginas


Camelia es un hada madrina que lleva trescientos años ayudando con gran eficacia a jóvenes doncellas y aspirantes a héroe para que alcancen sus propios finales felices. Su magia y su ingenio nunca le han fallado, pero todo empieza a complicarse cuando le encomiendan a Simón, un mozo de cuadra que necesita su ayuda desesperadamente. Camelia ha solucionado casos más difíciles; pero, por algún motivo, con Simón las cosas comienzan a torcerse de forma inexplicable..


Hay historias que te ponen en contacto con la parte más dura de la realidad, relatos repletos de asesinatos, muerte y odio donde los protagonistas aprenden a las malas que el hombre es el lobo del hombre y que quizá no hay peor enemigos que ellos mismo cuando sucumben a su naturaleza humana de manera irremediable, hay otros que nos transportan a una época llena de magia, hadas y brujas, de seres sobrenaturales viviendo en un bosque encantado.

Este libro entra en la segunda categoría. Pero no nos engañemos: Su autora, Laura Gallego, quien a sus 38  años cuenta ya con más de 30 libros escritos, sabe cómo escribir fantasía y es por esa razón que respeta a sus lectores y no los trata como idiotas como pasa en muchos libros literatura infantil-juvenil.

La historia, como comenté en la sinopsis trata sobre las hadas madrinas y como desde tiempo inmemoriales se encargan de velar por la seguridad de sus ahijados. Nos centramos en la más diligente de ellas, Camelia, quien a diferencia de sus compañeras que con el tiempo se han vuelto más apáticas, quiere hacerlo todo de manera perfecta y ayudar a todos sus ahijados aún a costa de su bienestar.

Desde las primeras páginas vemos el tono con que Laura Gallego trata su universo. De manera bastante ingeniosa y con humor bastante inteligente incluye en su relato, sin mencionarlos de manera explícita, los cuentos de hadas que hemos oído desde niños, haciéndonos varios guiños para reconocerlos de inmediato.

Vale la pena aclarar que a pesar que la autora incluye esta gran cantidad de cuentos y leyendas de hadas en su historia, ésta sigue conservando una esencia propia que la identifica y le da independencia  

Sin embargo, a mitad del relato, o quizá un poco más allá, hay un giro en la trama que cambia toda la concepción de la historia. Entiendo por qué lo hizo la autora y veo los pequeños indicios que anuncian ese momento pero sigue sin gustarme, me parece demasiado forzado y desde ese momento el relato cojea y pierde un poco de interés que retoma en momentos puntuales como el guiño a Hansel y Gretel o la parte final propiamente dicha y a pesar de ello, no puedo dejar de disfrutar de la historia en su totalidad. Dicho esto, también se puede decir que en esta parte hay reflexiones interesantes sobre la importancia de saber cambiar y adaptarse o la autodestrucción a la que podemos sucumbir cuando nos aferramos a algo que no es posible.

La mayor fortaleza de Laura Gallego es la facilidad de transportarnos a una época remota, cuando éramos niños y esperábamos la hora de dormir para que mamá nos leyerá cuentos y nos contará que pasaría con esa hada madrina que quiere resolverlo todo, si Simón, el humilde joven de los establos podría conquistar a la hermosa princesa, si Ren, el zorro místico, podrá salvar el día y si al final todos podrán comer perdices.

Lean este libro,  cada página tiene magia en ella….¿y quién no quiere un buen cuento para dormir?

miércoles, 10 de junio de 2015

Libros leídos 2015 (4) – El caballero de los siete reinos de George R.R. Martin


Título original: The Knight of the Seven Kingdoms
Sello: Plaza y Janés
358 páginas

Sinopsis: Cien años antes de los hechos ocurridos en Juego de Tronos, la dinastía Targaryen reinaba en los Siete Reinos y nada parecía amenazar su hegemonía…en este mundo, un caballero errante iniciaría sus aventuras que habrán de cambiar la historia de Poniente para siempre.

George R.R. Martin, el genio creador de la saga de Canción de Hielo y Fuego  -o como Juego de Tronos como se le conoce mundialmente-,  nos sorprende con tres relatos que nos cuentan las aventuras de un caballero errante y su joven escudero Egg, un niño que oculta muchos más de lo que revela en un comienzo.

A diferencia de lo que acontece en la saga principal,  en estas historias podemos percibir un mundo relativamente pacífico bajo el mandato de la familia Targaryen (quienes conquistaron el reino de Poniente -donde se desarrollan los hechos- con la ayuda de dragones, los cuales se extinguieron tiempo después), pero sin embargo no todo es felicidad  pues es aún reciente una rebelión que empezaron la familia Fuegoscuro, una rama bastarda de los Targaryen, por lo que se vive una paz, es cierto, pero tensa y en ciertos sentidos frágil.

Los protagonistas de las tres historias son Dunk o Ser Duncan el Alto (como se llama a sí mismo) un recién nombrado caballero –comenzamos el libro cuando muere su mentor y comienza sus aventuras- sin un peso en el bolsillo y un niño calvo llamado Egg que se convierte en su escudero, juntos se dirigen a Vado de Ceniza a un gran torneo que Dunk espera ganar y así cubrirse de gloria.

Uno de los aspectos que más admiro de Martin es su capacidad para retorcer el género en giros de la trama que ni el más experto de los lectores puede esperar. Diciendo esto, es obvio que el Torneo no se desarrollará como lo planearon Dunk y Egg, que la traición y la maldad están a la orden del día, que nadie es lo que aparenta y que morirá quien uno menos imagina.

En este libro podemos ver una escritura más sencilla que la de la saga en sí; en mi opinión Martin se relaja un poco, lo cual no es malo, al contrario, da la sensación de tranquilidad –rodeada de intriga eso sí- que hay en tiempos de paz muy diferente a lo ocurrido durante la Guerra de los Cinco Reyes que ocurre en la época de Canción de Hielo y Fuego; también podría decirse que el autor comprende que el formato en el que está jugando: No es lo mismo un cuento autoconclusivo de máximo cien páginas que una serie de novelas –aún sin terminar- que superan las cinco mil páginas.

¿Recomiendo el libro? Por supuesto, recomiendo a George R.R. Martin a ojo cerrado. ¿Lo recomiendo a quién nunca haya leído Canción de Hielo y Fuego? Mmmm…difícil decirlo, si bien es cierto que no se necesita una lectura previa para adentrarse a este mundo, los lectores vírgenes podrían sentirse abrumados al tener de un momento a otro tanta información sobre tantas familias (como ocurre principalmente en el primer relato) y no seguir leyendo por la vastedad del mundo creado por el autor, además que tampoco disfrutarían tanto los guiños a hechos que pasarán más adelante. ¿Mi consejo? Muevan ese culo gordo y no dejen de leer Juego de Tronos, les garantizo que no podrán abandonar el libro hasta terminar con él.

PD: Hay quienes dicen que uno de los personajes de este libro cobrará mucha importancia en la historia por venir, cosa que no ha pasado aún, pero conociendo al Gordo Martin que no da puntada sin dedal no dudo que así será…...