jueves, 1 de septiembre de 2011

Libros leídos : (29) Vampyr de Carolina Andújar: Con los colmillos largos

Sinopsis
La academia para señoritas de Saint Maire des Bois recibirá en una tormentosa noche a una nueva estudiante nada común, que tiene debilidad por la sangre humana y la muerte. Nadie parece percartarse de que esa mujer de pelo rojizo, piel blanca y tersa es el maligno en todo su esplendor. A excepción de, claro está, nuestra protagonista, Martina Szeleky y su mejor amiga Carmen Miranda, quienes pretenden descubrir el secreto que se esconde en los ojos de la fría Susana Strossner  y devolverla al infierno del que nunca debió salir….


Me confieso admirador de la figura mitológica del vampiro. De todos los espantos su figura es la más usada de todos, quizá demasiado sobreexpuesta si me preguntan;  ello a consecuencia del halo de misterio y de distinción que envuelve la figura del Conde Drácula y similares. Otro de los factores que ha catapultado a la fama al siniestro chupasangre es el alto contenido erótico que rodea sus apariciones –y cualquiera que haya visto una producción de la Hammer sabrá de lo que estoy hablando-, el acto sexual como tal nunca es consumado pero la insinuación y la tensión sensual  es  innegablemente deliciosa.
Debo ahora decir que la figura del vampiro ha pasado por una serie de metamorfosis  tanto en el campo cinematográfico como literario que demuestran, que por desgracia,  todo tiempo pasado fue mejor. Cuando era niño vi unas pocas escenas de una película en la que un vampiro calvo, contrahecho, de orejas puntiagudas y colmillos como las de piraña, acechaba a hermosas doncellas, el monstruo era jodidamente aterrador y fue protagonista de cientos de pesadillas. Muchos años después me vine a enterar que esa película es de 1922, del alemán F.W  Mournau  y se llama Nosferatu, un clásico del cine.  Como dato curioso vale anotar que la película cambia detalles de la novela ‘Drácula’ ya que no obtuvo el permiso de la viuda del autor para rodarla, por lo que se dio el lujo de concebir al vampiro desde su bizarra perspectiva. A pesar de ello o quizá por lo mismo, este vampiro deforme es mucho más terrorífico que el resto de ellos.
                                                              Orejón y dientón pero cómo asusta este Nosferatu.....

Luego pasamos a los Bela Lugosi y Christopher Lee…ellos encarnan a un vampiro que aunque sigue siendo demoníaco y malvado tienen ya una chispa de seducción, son sofisticados y elegantes. Por desgracia, cada vez que veo a ese prototipo de vampiro sólo puedo recordar que en mi niñez había una paleta –deliciosa, de chocolate por fuera y relleno de fresa por dentro - que se llamaba ‘Dracula’, en el que un vampiro  de ese tipo  era asustado por unos niños…cada vez que veo a Lugosi y demás empiezo a tararear el slogan de la propaganda: ‘El helado de las ricas sorpresas’.
Paréntesis: Iba a poner un comercial del helado de aquellos tiempos pero no aparece por ningún lado, lo máximo que pude hallar fue la nueva versión de la paleta donde un vampiro con pinta de Emo es asustado por los niños y me niego rotundamente a ponerlo. Qué tristeza, mi vampiro comepaletas desapareció y ni siquiera fue necesaria una estaca para eso.
Después de eso vendría la película ‘Drácula’ dirigida por el genial Francis Ford Coppola. La película es genial, Gary Oldman y Winona Ryder en los papeles de Drácula y Mina …por cierto, ¿será que la Ryder ha hecho un pacto con el diablo o se baña en sangre de doncellas para preservar su juventud? La película tiene prácticamente dos décadas y la Winona sigue  luciendo como una jovencita, a mí se me hace que  vendió su alma a cambio de  juventud  eterna al mismo demonio que atiende a Amparo Grisales….ejem, sigamos, para contrarrestar a Keanu Reeves y su cara de palo, el filme cuenta con Anthony Hopkins y ayy la hermosísima y voluptuosa  Monica Belluci.
Cómo decía las actuaciones son impecables –hasta la  de Reeves no es tan mala-, la ambientación es perfecta, la música terrorífica y el Conde, en su versión anciana, es como dirían mis amigos españoles, acojonante.......peeeeeeeero y tiene un pero del tamaño de una catedral, el argumento tiene un fallo terrible: En el libro de Bram Stoker, el conde es un cabrón de miedo, es malo y disfruta siéndolo, una verdadera criatura del infierno; en la película se humaniza la figura de Drácula con un romance hacia Mina que no tiene ninguna razón de ser. Ay, Francis, si supieras el daño terrible que le hiciste a la mitología vampírica con ese cambio….pero bueno a excepción de eso la película es genial, y ¿cómo enojarse con el hombre que filmó El Padrino?
                                         El Conde de la versión de Coppola saboreando los restos de una rica paleta 'Drácula'

Posteriormente nos llegarían las novelas de Anne Rice de quien llegaría la película ‘Entrevista con el vampiro’, una muy buena cinta  que tiene el fallo ya mencionado: en ocasiones los vampiros son demasiado, ehh, sensibles. Hombre, son criaturas de la noche, y además con la pinta de Brad Pitt…¿No deberían estar mordiendo a Monica Belluci en lugar de llorar como nenitas? Aún así tiene momentos muy buenos y es igualmente recomendable.
Y de allí pasamos a la debacle vampírica…si Stocker fuera un vampiro de seguro se enterraba una estaca para no ver en lo que devino su obra, y pensar que Van Helsing y demás pensaban que para acabar con los vampiros había que enterrarles una estaca o degollarlos…..¡Para nada! La mala literatura es tan mortal como los rayos del sol o el ajo.
Me refiero, ya habrán adivinado,  a Stephanie Meyer y su horrorosa saga de ‘Crepúsculo’….mal argumento, personajes mal desarrollados, pesimamente escrito, ¡Pone a los vampiros a brillar bajo la luz del sol! Si viviéramos en la época de la inquisición literaria la señorita Meyer ardería en una buena hoguera. El libro por supuesto ha tenido éxito –especialmente en jovencitas hiperhormonadas- pero no por su originalidad sino porque se ciñe a la formula romanticona de telenovela: Niña se debate entre joven guapo y frio que la ignora y pretendiente comprensivo, leal y enamorado al que ella no ama. ¿Había necesidad de vampiros en esta obra? Nunca, la obra bien pudo ser entre Bella indecisa entre casarse con  un Alien o un Depredador y el resultado habría sido el mismo. Gracias señora Meyer, Usted demostró que un mal escritor con una pluma es mucho más peligroso que cien cazavampiros armados hasta los dientes.
Fruto de este –crimen- libro….se publicaron cientos de obras del mismo corte, ya fuera en televisión, libro o cine, y si el modelo original era en sí mediocre, sus réplicas eran sin duda mucho peores pues carecían de alma.
En ese ambiente de oscuridad rosa y emo romances nació Vampyr. El libro es fruto de la caleña Carolina Andújar quien el  31 de octubre del 2006, cuando los espíritus y demonios vagan por el reino de los vivos – y qué risas deben echarse con el romance entre Cullen y Bella-, decidió arriesgarse y escribir su propia aventura vampírica.
A los amantes de los verdaderos vampiros les digo que encontraran una obra gótica que se toma la temática en serio. Andújar quien es fanática de la obra de Stoker, La Fanu, Polidori  y demás maestros del género, sabe plasmar muy bien su admiración y respeto en su libro. Muestra de ello es que sitúa la acción no en el típico internado gringo sino en la Europa del siglo XIX.
Los personajes son muy carismáticos y enganchan con facilidad. Personajes como Martina, Carmen, el Padre Anastasio y Susana generan diversas emociones en el lector pero no lo deja impasible como ocurre con otras obras. Algunos podrán acusar a la obra de maniqueista, donde los buenos son en exceso bondadoso y los malos intolerablemente malvados, pero no olvidemos que el vampiro original es así: Un verdadero hijo de su gran…..
Otra de las ventajas del libro es que transporta al lector a diferentes entornos y países: Podemos estar en un internado suizo para señoritas, de un momento a otro nos transportamos a la ruidosa y cosmopolita París, de allí arribamos a la misteriosa Hungría. Un detalle a tener en cuenta es que la escritora pese a ser colombiana tiene ascendencia húngara, la cual refleja en la riqueza y el cariño con el que describe esa tierra.
Como dije anteriormente, sus vampiros o vampyrs son unos seres desalmados, malos hasta la médula, pero no por ello adolecen de gusto o de  un sombrío y divertido sentido del humor. Podría decirse que ese es el principal mérito de esta obra: El rescate del vampiro o Vampyr original, un ser erótico, elegante, sarcástico, un digno hijo de Lucifer.

                                                        La autora de Vampyr, Carolina Andujar, sostiene a su hijo de tinta

Esta es el primer libro publicado por Carolina y ha tenido una muy buena –y desde luego justa- acogida. No es, claro está, una obra perfecta, como escritora nueva tiene algunos defectos, muy pequeños  que seguramente en sus próximas obras irá puliendo. Alguno de ellos puede ser que algunos de los recuerdos o flashbacks de protagonistas  son demasiados largos, o que en el último tercio el ritmo del libro  decaiga un poco, pero insisto son pequeños detalles que no afectan el conjunto de la obra.
Un detalle aparte que me llamó mucho la atención es que la autora escribió Vampyr, en tan sólo cuatro meses. Lo que indica dos cosas: Una disciplina inquebrantable, casi estoica y un gran amor por los chupasangres y todo lo que se le relaciona, ya que no olvidemos que el libro tiene la nada despreciable cantidad de 487 páginas de buena literatura y eso no es para nada fácil
Carolina ha anunciado en su blog (www.vampyrlibro.blogspot.com) que se encuentra dándole los últimos retoques a su nuevo libro, el cual espera publicar muy pronto y al que no dudaré en hincarle el diente tan pronto salga…..
Saludos,

7 comentarios:

  1. Excelente entrada TM69!!!! :D

    Aparte de la reseña del libro, me encantó el análisis del género vampiresco. Confieso que con esas modas de ahora, el tema del vampiro me atrae cada vez menos. Si me piden que escriba un relato del género, creo que sería incapaz.

    Hay que darle la oportunidad a este libro (que por cierto tuve una vez en mis manos), sobre todo porque es de reconocer el gran logro que obtuvo Carolina al ser publicada una novela de este tipo en un país tan corto de miras en lo que a literatura se refiere como lo es Colombia. ;D

    ResponderEliminar
  2. Leeré el libro, y mis felicitaciones, muy buena crónica de la evolución del vampiro, aunque caiga entre las jovencitas hiperhormonadas, jejejeje pero bueno

    ResponderEliminar
  3. Calavera: No todos los vampiros son como el afeminado Cullen, hay mucho de donde escoger. El tito King por ejemplo, tiene un vampiro situado en tiempo de los vaqueros en su 'American vampire'.
    Concuerdo contigo con respecto a Carolina, tiene mucho mèrito publicando esa historia en este país.

    Laura: Tengo pensando profundizar en el tema vampirico pero para más adelante ¿Alguièn dijo Halloween? -....y lee el libro es muy bueno.

    ResponderEliminar
  4. Mmm... creo que compraré el libro, si lo encuentro. Lo último que leí de vampiros fueron lo de la saga Crepúsculo y el Afeminado Cullen (jajajajaja) hizo que odiara el género.

    http://blogdellectorempedernido.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Pablo.....Bienvenido y gracias por leerme. ¡No odies el género! No hay historias buenas o malas lo que existen son escritores geniales y mediocres. Como diría el maestro Sabato, del asesintao de una vieja prestamista por un estudiante puede salir una simple crónica policial o 'Crímen y castigo'.

    Estoy seguro que encontrarás 'Vampyr' en Chile, un abrazo y espero con alegría tus visitas

    ResponderEliminar
  6. Sobre Vampyr y Vajda lean este link:
    http://milinviernos.com/2014/02/21/campo-ricardo-burgos-lopez-sobre-unos-cuantos-vampiros-colombianos/
    Es un artículo llamado "Unos cuantos vampiros colombianos". Se analiza allí la obra de Andujar y se concluye que sus novelas son basura, copias latinas de Stephenie Meyer que solo engañan a adolescentes tontos. Lèanlo.

    ResponderEliminar
  7. El libro me encantó y tu reseña estuvo increíble

    ResponderEliminar