domingo, 5 de agosto de 2012

Sábado en la noche


Sentado en un bar
 Un cigarrillo crepita en la oscuridad
 Mientras vacío otra copa más  
Dejándome arrastrar, dejándome llevar
Por los acordes de una guitarra dispar.
Una mujer se acerca a mí
Tiene  ojos azules
Boca jugosa
Y pelo de medusa
Me pregunta si me puede invitar a una copa
Y yo le digo
Claro nena, ¿por qué no?


Tomamos vino, vodka, ginebra y algo más
Hablamos de los Beatles, Nietzche y Ciorán
Me pregunta si me puede besar
Y yo le digo
 Claro nena, ¿por qué no?

Su aliento sabe a fuego
Y su saliva a cenizas
Mujer dragón de las cornisas.
Me besa, me muerde y me acaricia
Me toca, me prende y me excita
Mete su mano en los pantalones
y me rio de sus decisiones.
Me invita a que nos vayamos del bar
Y yo le digo
Claro nena, ¿por qué no?

Atravesamos la ciudad
Vemos putas, méndigos y ratas
Muertos, borrachos, travestis y gatas.
Ella mete la lengua en mi garganta
Nena, si sabes cómo prender una fogata.
La arrincono contra una esquina
Meto la  mano por debajo de su falda
Sintiendo su piel fría,  llena de escamas.
Aquí no, me grita con un susurro
Vamos a mi casa y allí seré tu esclava
Y yo le digo
Claro nena  ¿por qué no?

Antes de llegar vomita un par de veces
Yo le agarro el pelo, le acarició la cara
Mientras los residuos se van con el agua.
Llegamos a su casa
Y sin prender la luz me quita la ropa
Se despoja de su armadura
Me roza con sus zarpas
Y me besa de nuevo,
Y dice, acá no
Vamos a mi cuarto
Y yo le digo,
Claro nena ¿por qué no?

La chupo, muerdo y acarició
Cuando descubro al pequeño fisgón
que me observa sin ninguna objeción.
El bastardo descansa desde su tumba de vidrio
Flotando en un líquido ámbar, soñando con amar.
Es mi hijo, susurra ella, arrebatado antes de nacer
Podemos parar si quieres o joder a la luz de las entrañas de mi ser
Y yo le digo,
Claro nena ¿por qué no?

Ella me tumba, me empuja
Me tira y me monta
Me cabalga y ahora el dragón es jinete
Desplegando sus alas rojas por las llanuras de la muerte
Bañándonos en sudor, vino, cigarros y orgasmo.
Mientras dormimos ella chilla de repente,
¿Por qué me dejaste?
¿Y te olvidaste del bebé?
Ahora lárgate de mi vista
Sino quieres que sesgue tu vida
Y yo le digo,
Claro nena,  ¿por qué no?

Hace frío y cae granizo
Pequeñas rocas de agua
Que caen sobre las putas, los mendigos y las ratas,
Sobre los muertos, los borrachos, los travestis y las gatas
Miro a la ventana de mi mujer dragón
Que duerme y sueña mientras abraza a su pequeña musaraña
Miro las calles, están solitarias sin una sola alma
¿Salir o no salir? Esa es la cuestión
Y sin pensarlo salgo sin prevención pensando
Claro nene ¿por qué no?



5 comentarios:

  1. Uffff, mi hermano, te pasaste!!! :D

    Ya lo dijo Sebastián: intenso y rudo. A lo que yo agregaría directo y contundente! :D ¿Y eras aquél que no sabía de poesía, eh? ;D

    Felicitaciones!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las flores....y yo qué pensaba que era un desastre. En verdad les agradezco los comenterios.

    ResponderEliminar
  3. Mira que no soy muy fan de la poesía, pero este poema tuyo me ha enganchado. Es directo, ágil y con ritmo. ¿Y dicen por ahí arriba que dices que no sabes de poesía? Anda que... ^^

    ResponderEliminar